15.10.08

Radio Tip # 31 (¿Qué necesita un locutor para escucharse igual que en persona?

Hace un tiempo me encontré con unos colegas de la radio y en la plática surgió el tema de una locutora a la cual habían despedido “porque no sonaba igual al aire que en persona”.

Esto me llevó a escribir éste “Radio Tip”, ya que de inmediato vinieron a mi mente otros dos casos de locutoras talentosas en el área, que también fueron despedidas de sus respectivas estaciones porque no sonaban al aire igual que cuando platicabas con ellas en persona.

Si eres Director de Programación o cierto Ejecutivo de la radio y cuentas con alguien que en persona es agradable, es ‘el alma de la fiesta’, tiene ocurrencias increíbles o simplemente posee una voz incomparable, pero cuando la escuchas al aire, no suena igual que cuando te atrajo contratarla, lo más probable es que estés cayendo en el mismo error en el que cayeron los jefes de estas personas.

Y es que son locutores que NECESITAN EL APOYO DE OTRA PERSONA O DE UN TEXTO, PARA PROVOCAR LA CREACIÓN DE SU TALENTO.

Analicemos el primer caso. Se trató de dos locutoras en dos estaciones diferentes y en dos épocas distintas.

Supongamos que cuentas con un locutor que pensaste te funcionaría y al ponerlo al aire, simplemente no sonó igual.

Bueno, no funcionó igual porque es de esas personas que necesita de otra persona QUE LES PROVOQUE liberar su talento. Cuando tu locutor sabe que hay interacción con otro elemento, le da tiempo a su cerebro de reflexionar y de dar forma a su capacidad histriónica. Las ocurrencias le vienen cuando está en silencio y se forman mientras la OTRA PERSONA ESTA HABLANDO.

Descubrí lo anterior cuando conocí a un aspirante a locutor cuya mente es velocísima para reaccionar ante estímulos. Y se lo comprobé a si mismo.

Le pedí que dijera algo chistoso, “Di algo que se te ocurra en estos momentos”, le dije. “Di algo chistoso”.

Simplemente enmudeció. Irónicamente no pudo ni siquiera improvisar.

En ese entonces, el cantante Mexicano Alejandro Fernández había declarado que una de las personas con las que le gustaría grabar a dúo, sería Britney Spears. Yo le pregunté entonces, su opinión sobre esa declaración.

Pues no me imagino a Britney cantando “De qué manera te olvido”, me respondió sin chistar ni un segundo.

“¿Ya ves?”, le dije, “tu funcionas cuando tienes A OTRA PERSONA ENFRENTE”. Y es que me insistía en que quería estar solo al aire, porque quería ser la estrella y no depender de nadie.

Cuando se presenta este caso, lo ideal es hablar con un locutor que colabore en hacer la función de ser el locutor ‘titular’ y que ayude a que su compañero, sea quien eventualmente se convierta en la estrella del show.

Los egos de un equipo al aire deben ser controlados a tiempo y además cada elemento debe saber qué es lo que se pretende lograr y qué funciones van a llevar cada uno de ellos, para poder llegar a esa meta.

En este caso se le explica al locutor ‘titular’, que su función va a ser hacer lucir a la otra persona, que inclusive, su nombre será publicitado antes que el de su compañero, va a ser quien abre el micrófono y decir las primeras palabras, etc., pero debe permitir que la otra persona se luzca, debe provocar sacar el talento y las ocurrencias al otro locutor.

Aparentará ser la estrella del programa, pero en realidad colaborará para que la otra persona sea la que luzca.

Por su lado, el locutor con gracia y talento para entretener, deberá entender que no puede estar solo y que aunque no sea el titular del programa, será quien luzca y se convertirá en la estrella del show.

Explicando de antemano las funciones de cada locutor, te ahorrará problemas con egos y ayudará a que tus locutores se enfoquen en sus actividades específicas.

Ahora, tocante al segundo caso, se trata de una locutora cuya voz atrajo por escucharse maravillosamente cuando LEÍA el reporte de tráfico e incluso, cuando interactuaba con la locutora encargada del turno.

En persona es una mujer agradable y en verdad, uno piensa que puede funcionar perfectamente al aire.

Pero si la desilusión llegó cuando la mujer no se escuchaba igual que cuando LEÍA su reporte de tráfico, era precisamente por eso:

Esta locutora sonaba agradablemente PORQUE ELLA IMPOSTA LA VOZ AL LEER. Cuando la colocan en el programa matutino y se vio obligada a interactuar con el locutor titular, su cabeza estaba tan ocupada en QUE IBA A DECIR, que en COMO LO VOY A DECIR.

Su cerebro no tenía tiempo de impostar la voz.

Entonces, en este caso hay dos opciones, o cada vez que sale al aire lo va a hacer LEYENDO (todo lo que diga será invariablemente leído) o tendrá que ser como le sucedió a ella con el paso del tiempo, donde se le dio oportunidad de tener su propio turno, claro, en otra estación de radio.

Este tipo de locutores, funcionan bien solos, porque son gente QUE SE PREPARA BIEN ANTES DE SALIR AL AIRE. Ya sea porque lo leen o porque simplemente ensayan lo que van a decir.

Pero despedir a un locutor porque no se escucha igual que cuando nos impresionó, sin haber analizado lo anterior, es un crimen y una acción inmerecida para ese talento, independientemente del desperdicio para el entretenimiento del auditorio de la estación.

1 comentario:

MiguelandHELL dijo...

Emilio... una vez mas aqui... para agradecerte todos estos tips... este en particular me sirve mucho... pues me di cuenta de que es precisamente lo que me pasa, yo necesito a una persona frente a mi para dessplayarme, aunque no la tengo, con el operador y mi imaginacion ha sido suficiente por ahora... gracias por tantos consejos... mi auditorio te lo agradece tambien (aunque no lo saben, je!) GRACIAS!